El masaje lingam es  la estimulación de las zonas intimas, llamado así en Tantra y el masaje de Yoni en el caso de la mujer, su objetivo no es alcanzar el orgasmo sino, la elevación espiritual y la conexión universal a través de la energía sexual que se despierta. 

Como realizar un buen masaje Lingam

Un momento ideal para proporcionarle a tu pareja un masaje Lingam es antes de comer o varias horas después, luego de un baño relajante, etc. Para comenzar siempre  se mantiene por unos minutos el contacto visual, sentados ambos de frente y  la respiración debe ser profunda; sintiendo el los latidos de tu compañero..

Comienzas con un masaje de cuerpo entero para conectar con las sensaciones que se irán intensificando a medida que avances, encaminando la energía a relajación total…

Cuando finalices, dile que se  de la vuelta boca arriba y asegurate que se encuentre recostado cómodamente, con las piernas abiertas para que puedas dar el masaje tántrico al Lingam con total libertad de movimientos, puedes usar   algún tipo de aceite como el aceite de almendras, para que las manos deslicen más fácilmente.

Comienza masajeando el lingam desde  la parte inferior hacia arriba de forma lenta y suave, acaricia el glande, los testículos, toda la zona, que no quede un rincón sin tocar. Si notas que se excita demasiado, haz una pausa y dile que respire  profundamente, él sentirá muchas ganas de continuar con el masaje erótico para eyacular y llegar al orgasmo, pero recordemos que no es ese el fin.

El masaje Lingam es una técnica que pretende lograr el dominio de la energía sexual. Si ésta queda en el hombre y no es derramada por medio del semen, día a día mientras vaya avanzando la práctica se sentirá cada vez más vital y saludable, además se abrirá ante él un mundo nuevo de conexión interior a nivel espiritual.