Seguro que más de una vez habrás querido que ese masaje en la cabeza que te da la peluquera al lavarte el pelo no acabara nunca. Esa sensación de relajación y a la vez placer es incontrolable, pues un masaje craneal destensa y elimina todo tipo de estrés al que hayamos estado sometidos.

Una buena manera de iniciar un masaje erótico sin duda es en la cabeza, ofreciendo movimientos suaves, repetitivos y combinándolos con pequeñas presiones. El masaje en la cabeza estimula diversos puntos erógenos de nuestro cuerpo, es por eso por lo que resulta altamente placentero.

Empezamos con masajes de la frente al centro de la cabeza con los dedos extendidos, como si de un peine de púas se tratara. Este movimiento puede durar unos minutos y posteriormente se puede combinar con pequeños movimientos circulares en las sienes, donde se ejercerá un poco más de presión.

Este masaje en la cabeza se puede encadenar con caricias en las orejas, susurros o simplemente traspasando el calor de nuestro aliento para estimular esa zona y a su vez con un masaje facial.

Usando siempre las manos de forma sutil y elegante, la masajista te hará llegar al clímax total. Es un masaje relajante, una terapia manual destinada a mejorar el bienestar de la persona ya que su máximo objetivo es aumentar la producción de endorfinas en nuestro cuerpo.

Nuestros masajistas son conocedores de todo tipo de técnicas para estimular a los clientes, por esa razón en cada sesión recibirás una sesión de placer sin precedentes. ¿Aún no los conoces?