Saber si se puede interactuar con la masajista de un masaje erótico es una de las dudas más frecuentes de todos aquellos que se acercan a un centro de masajes relax con la intención de relajarse y pasar un rato placentero en compañía de una masajista profesional que sea capaz de hacerle vivir nuevas e intensas sensaciones.

Y es que esta experiencia resulta tan íntima, erótica y excitante que es muy difícil no sentir el impulso de querer acariciar el cuerpo de la masajista, de rozar su piel y comprobar el tacto de sus brazos, sus pechos o su trasero.

De modo que para responder a esta pregunta deberos responder que “depende”. Y depende precisamente tanto de la masajista como del masaje que hayas contratado. ¿Quieres saber más?

¿Cuándo no está permitido interactuar con la masajista?

Existen dos tipos de servicios: por una parte, los masajes donde no está permitido interactuar con la masajista y no puede tocar su cuerpo en ningún momento más allá del roce que esté provocando ella; y aquellos masajes en los que sí está contemplado como parte de la propia experiencia.

Si has contratado los servicios de un masaje donde no puedes interactuar con tu masajista, no te desanimes. Es una experiencia igualmente gratificante donde podrás sentir un volcán de sensaciones y emociones y dónde podrás trabajar tus propios impulsos. Como ya te hemos dicho, en estos masajes seguirá estimulando tu cuerpo con sus manos (y puede que otras partes de su cuerpo) hasta producirte el placer que estás buscando.

¿Y cuando está permitida la interacción mutua?

En las modalidades de masajes que así se especifique podrás tocar, acariciar y rozar el cuerpo de tu masajista del mismo modo que ella lo hace contigo. Este tipo de servicios es muy especial porque los dos podéis interactuar mutuamente y buscar la complicidad.

Una de las modalidades de masajes eróticos más populares son los masajes cuerpo a cuerpo precisamente porque ofrecen la posibilidad de no privarse y de no tener que reprimir los impulsos de interactuar con la masajista mientras ella se centra en darte un buen servicio.

Y para aquellos casos donde no tengas claro si está permitido o no el contacto mutuo, te recomendamos que lo aclares siempre con la masajista antes de comenzar la sesión.

De todas formas, es importante que no confundas el contacto físico y la interacción recíproca con el sexo.  Los masajes eróticos son servicios profesionales cargados de sensualidad y que te descubrirán nuevas formas de alcanzar un placer intenso y duradero, pero no incluyen sexo.

 

Recuerda que si este mundo es nuevo para ti y también quieres vivir la experiencia, no dudes en ponerte en contacto con nuestro centro y responderemos a todas tus dudas. Igualmente, si ya estas iniciado en la magia de los masajes eróticos pero nunca antes has tenido la oportunidad de interactuar con tu masajista, te invitamos a qué visites nuestra carta de masajes y vengas a probar el que más te gusta.