¿Necesitas condimentar un poco tu vida sexual? Contrariamente a lo que mucha gente piensa, el masaje erótico es una disciplina de masaje por derecho propio. El masaje siempre ha tenido una connotación sensual que atrae al público en general.

Pero lejos de ser una «sub-técnica», el masaje erótico requiere un cierto conocimiento cuyo propósito es aumentar la emoción de tu pareja, sin tener necesariamente un propósito sexual. En Blue Sapphire Massage & Body Care contamos con una amplia carta de masajes eróticos para cada tipo de persona además de profesionales expertos en el sector que son conocedores de las técnicas de vanguardia para aportar la máxima relajación y satisfacción al cliente.

Crear una atmósfera cómoda y sugerente

Lo primero que hay que hacer es crear un ambiente propicio para la sensualidad. Este ambiente debe ser tranquilo y relajante. Por eso, opta por una selección musical suave y una luz tenue, ya que las velas son un plus innegable. Y el aumento de la temperatura de la habitación comienza con el del radiador: el calor es, de hecho, inseparable de la relajación, especialmente a medida que se desarrolla el masaje.

Un error común es dar masajes eróticos en la cama, ya que a menudo es demasiado blanda y pequeña, y la contorsión del cuerpo y de los movimientos no siempre es agradable.

¿Qué técnicas existen en el masaje erótico?

Varias prácticas de masajes eróticos son posibles. Ten en cuenta, sin embargo, que el masaje erótico es un masaje integral: todo el cuerpo merece atención. Una de las claves para el éxito de un masaje es escuchar a tu pareja. Estate atento a sus necesidades y sigue estos pasos:

  • Haz preguntas sobre sus gustos, anhelos, necesidades y deseos en cada momento.
  • Ve poco a poco. Comienza con caricias suaves, tocando lentamente y explorando cada parte del cuerpo para redescubrirlo. La palabra clave es «in crescendo»: ir poco a poco.
  • Masajea algunas partes del cuerpo haciendo movimientos de torsión. Esta técnica se usa principalmente para caderas y glúteos.
  • Masajea la parte superior e inferior de la espalda con movimientos circulares regulares.
  • Durante el masaje, recuerda que las tensiones se acumulan en el cuello y los hombros, así que esfuérzate en esta zona.
  • Emplea técnicas de percusión, como tocar el cuerpo con la yema de los dedos, hacer eclosión (las manos están en posición vertical) o batir (puños cerrados) para los muslos, la espalda y las caderas.
  • Dedícale especial atención a las zonas erógenas (cabello, boca, orejas, pechos, pies, próstata, ano, clítoris, vagina, pene y testículos, brazos y espalda).

Usa aceites

El uso de aceites es siempre un plus en un masaje, erótico o no. Los movimientos en el cuerpo de su pareja son mucho más fluidos, el aceite facilita el trabajo de las manos para que puedan moverse con mayor flexibilidad. Finalmente, difunde un perfume que, si el aceite está bien elegido, despierta las pasiones.

Existen muchos aceites, pero algunos son más adecuados. Así que elige un aceite más líquido, ideal para los masajes más vigorosos. También existen aceites comestibles que te permiten besar el cuerpo de tu pareja sin ahogarte en medio de un intenso momento de sensualidad. Estos aceites son en su mayoría con sabor. Los aceites de masaje calientes también aportan una parte de sensación extra, ya que proporcionan un efecto de calor cuando se sopla sobre la zona donde se ha untado.